El deporte ayuda a mantener equilibrada nuestra salud mental

El deporte es el enemigo número uno de las personas más sedentarias y perezosas que existen, pero eso no significa que no sea total y absolutamente imprescindible no solo para nuestra salud física… ¡sino para la propia salud mental!

No tantas personas como deberían practican deporte

Las personas están muy equivocadas. Cada vez que alguien les dice que “debe practicar deporte”, automáticamente piensa en lo mismo: madrugar muy temprano o irte antes de acostarte a hacer footing.

El deporte, sea cual sea, es fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo. No solo salir a correr por las mañanas o ir al gimnasio para levantar pesas, sino cualquier tipo de deporte: salir a caminar a paso ligera un par de horas, ir a una piscina y ponerte a nadas, ir a algún rocódromo a subir por las paredes…

Aquí tienes un estudio de hace tan solo un par de años en el que podrás leer que existe una estimación de que tan solo el 48% de los españoles practica algún deporte de manera frecuente. ¡Solo el 48%, si siquiera la mitad íntegra de la población!

Existe una razón para que desde que somos muy pequeños integran en el colegio, de forma obligatoria, la asignatura llamada “Educación Física”. Que no solo se usa para correr y jugar a la pelota, como una hora libre más. Sino para educar y concienciar a las nuevas generaciones de la importancia de practicar deporte y de los beneficios que este conlleva para nuestra salud… no solo física, sino mental.

 

Beneficios de practicar cualquier tipo de deporte

Con la práctica del deporte no solo conseguimos adelgazar. Eso es tan solo una mínima parte de los beneficios tan provechosos que podemos sacar del ejercicio. Y sí, no tener sobrepeso es importante, porque el ser humano, un animal nómada por naturaleza desde el inicio de la humanidad, no ha nacido para tener sobrepeso.

Ahora vas a poder leer por ti mismo qué puede hacer el deporte por ti… y por qué es tan importante para nuestro cuerpo.

  • Por supuesto, mejora las capacidades físicas.

Hablamos de la musculatura, de los huesos, de la flexibilidad, la resistencia, la elasticidad… Todo está conectada en el cuerpo, y que practiques deporte con regularidad va a conseguir que tú mismo seas testigo de cómo tu cuerpo se va endureciendo y fortaleciendo a cada día que pasa.

Esta es la razón primordial por la que las personas hoy día van al gimnasio o se levantan temprano, pero no es, ni de lejos, la más importante. Pero sí, es muy, muy importante que nuestro cuerpo esté en plenas facultades.

  • En consecuencia, controla el peso del cuerpo.

 Nuestro cuerpo, como ya hemos explicado con anterioridad, no está preparado para que tengamos sobre peso.

Desde el inicio de la historia, hemos sido animales nómadas que cazaban y se desplazaban por todo el globo, razón por la cual siempre hemos gozado de un cuerpo sano, esbelto y fuerte. Y eso es exactamente lo que necesitamos para mantener una correcta salud, un cuerpo equilibrado en todos los sentidos.

Con el ejercicio, vas a poder controlar que tu peso no suba y permanezca estable. O, en caso de que sufras sobrepeso, vas a poder perder esos kilos de más y vas a poder volver a tu peso normal y sano.

  • También debes saber que alivia el estrés.

Actualmente, el 42% de las personas padecen estrés. Las causas son muy diversas: responsabilidad laboral, social y familiar, preocupaciones económicas, ansiedad estudiantil por las notas… son tantos y tan diferentes los motivos que pueden originarnos estrés o ansiedad que no es de extrañar que casi la mitad de la población española sufra estrés continuado.

Practicar ejercicio a diario hará que sueltes esa energía de más que se agarra al cuerpo con el estrés y que, poco a poco, vayas sintiéndote mejor.

  • Uno de los mayores beneficios del ejercicio son sus efectos indiscutibles sobre nuestra salud.

¿Sabías que se ha demostrado que las personas que practican deporte con regularidad son menos propensas a sufrir enfermedades cardiacas o diabetes?

Esto sucede porque, al practicar ejercicio, utilizamos nuestro corazón para repartir sangre y oxígeno por todo nuestro cuerpo. En consecuencia, forzamos a que la maquinaria interna de nuestro cuerpo funcione y se acostumbre a trabajar a máximo rendimiento.

El cuerpo del ser humano tiene memoria y es adaptativo. Es decir, se amolda a lo que hagas. Si un día sales a correr durante diez minutos y nunca lo has hecho, te va a costar, porque no estás acostumbrado. Pero tu cuerpo habrá experimentado un ejercicio al que nunca lo has sometido, y, en consecuencia, se va a asustar. Esto quiere decir que, al día siguiente, cuando salgas a correr otra vez (aunque tengas agujetas), habrá preparado cierto nivel de energía por si lo sometes otra vez a un ejercicio parecido. Es decir, se habrá preparado para un ejercicio similar. Nuestro cuerpo es muy listo y se adapta más rápido de lo que crees a lo que hagas, aunque al principio te cueste. Si te mantienes, cada vez te costará menos hacer los ejercicios que te propongas.

Gracias a que nuestro cuerpo es adaptativo, los músculos y nuestros órganos se amoldan y se acostumbran a lo que hagamos a diario, y un cuerpo que salga a correr tres veces por semana va a tener un corazón mucho más sano y fuerza que una persona que no corra nunca, ¡porque se habrá acostumbrado al deporte! Por lo tanto, una persona adecuada al ejercicio físico tendrá muchas menos probabilidades de sufrir enfermedades del corazón.

  • Nos ayuda a evitar la osteoporosis.

Y esto sucede porque, cuando un cuerpo es sometido a cierta actividad diaria, no solo se fortalece los músculos, ¡sino también el propio esqueleto! Pero es obvio, ¿no? El esqueleto es el responsable de que podamos mantenernos en pie, de que podamos caminar, saltar, brincar… es el encargado del aparato locomotor, y mantenerlo fuerte es tan importante como que nuestros músculos estén preparados para todo.

Por lo tanto, cuanto más entrenes, más fortalecido estará tu esqueleto… y más complicado será que padezcas osteoporosis.

  • Ayuda a mantener la salud mental equilibrada.

Porque a todos nos gusta mirarnos al espejo y que el reflejo nos llene de inspiración. Y a todos nos encanta que podamos poseer de cierta fuerza y destreza para realizar cierto tipo de cosas.

Por lo tanto, la autoestima sube cuando más ejercicio realizas y mejor te ves a ti mismo y, en consecuencia, tu salud mental mejora.

Sin embargo, si a pesar de ello sigues teniendo dificultades para mejorar tu salud mental, te recomendamos que hagas usos de especialistas en la salud mental, tales como Dr. José A. Hernández Hernández, psiquiatra psicoterapeuta experto en este sector. Porque la salud física es importante, pero la salud mental es absolutamente IMPRESCINDIBLE.

Relacionados