Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Beneficios de los frutos secos

En tu alimentación no pueden faltar los frutos secos, ya que son saludables y previenen el deterioro cognitivo.

Los profesionales de Frutos Secos del Carmen, donde puedes comprar anacardo crudo y otros frutos secos de calidad, aseguran que los frutos secos deben ser de calidad y de las mejores variedades.

¿Por qué hay que consumir frutos secos?

La Fundación Española del Corazón aconseja ingerir 50 gramos diarios de frutos secos.

Las estadísticas informan que uno de cada tres españoles nunca los consumen y que menos del 8% lo hace a diario. Los profesionales informan que la mejor manera de consumirlos es en ‘versión cruda’, sin aditivos o sal, o excluidos de determinadas preparaciones.

Los beneficios que nos aportan los frutos secos son:

Vitaminas y minerales

Aportan un elevado contenido de proteínas, antioxidantes, fibras, minerales y vitaminas B y E.

Disminuyen los niveles de colesterol LDL

Las grasas que contienen son monoinsaturadas y poliinsaturadas, es decir, buenas para la salud. Ayudan a disminuir los niveles de colesterol LDL, bajan los triglicéridos, disminuyen la coagulación de la sangre y mejoran la salud de los vasos sanguíneos.

Efecto antiinflamatorio

Las nueces poseen un efecto antiarrítmico y antiinflamatorio, por lo que consumir este fruto seco tienes menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares e ictus que el resto de los frutos secos. Además, los polifenoles de las nueces ayudan a prevenir enfermedades neurodegenerativas y ciertos tipos de cáncer.

Previenen la osteoporosis

Los frutos secos que más calcio aportan son las almendras, 269 mg cada 100 gramos. Ayudan a prevenir la osteoporosis o combatir las molestias óseas. Los piñones contribuyen con interesantes cantidades de zinc, lo que ayuda en la formación y la mineralización de los huesos y articulaciones.

Previenen el desarrollo de diabetes de tipo 2

Los datos del estudio realizado por el doctor David Jenkins, publicado en la revista ‘Diabetes Care’, informan que los anacardos, los piñones y los pistachos sin sal ayudan a controlar los niveles de lípidos y glucosa en sangre en diabéticos de tipo 2. Los anacardos, con 292 mg cada 100 gramos, son los que más aportan.

Buen funcionamiento de los intestinos

Los pistachos y las nueces favorecen el funcionamiento de los intestinos y evitan el estreñimiento.

Grasas saludables

No es cierto que los frutos secos incrementen el peso. Las nueces, las almendras y las avellanas, aportan grasas saludables y tienen un poderoso efecto saciante, evitando que consumas otros alimentos, muchas veces poco saludables.

Reducen los niveles de azúcar en sangre

Los médicos aconsejan a consumir almendras con piel y cruda, ya que sus antioxidantes están en la parte marrón de la piel. Este fruto seco ayuda a la reducción de los niveles de azúcar en sangre después de una comida

Omega-3

Las avellanas, las nueces y las almendras mejoran la salud cardiovascular. Son ricos en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, por lo que ayudan a mantener la salud de los vasos sanguíneos y a controlar los niveles de colesterol.

Las nueces son el único fruto seco que aporta cantidades importantes de omega-3, así que ayuda a reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos, también rebaja la presión arterial.

Las avellanas y las almendras aminoran los niveles de lípidos en sangre y de homocisteína, un aminoácido que en grandes cantidades daña el revestimiento de las arterias. Los frutos secos por su alto contenido de Omega 3, es un buen aliado para los casos de artritis.

Menor deterioro cognitivo

Las almendras y avellanas previenen la demencia cognitiva. Son ricas en vitamina E, que se relaciona con un menor deterioro cognitivo. Además, consumir 30 gramos de avellanas por día reduce el riesgo de padecer arteriosclerosis.

Ayudan a reducir migrañas

Los anacardos tienen propiedades antioxidantes, ayuda a reducir migrañas y aumenta la habilidad cognitiva.

Aumentan la fertilidad

Los frutos secos son recomendados para aumentar la fertilidad en los hombres, por sus componentes elevados de zinc y también de selenio.

Reducen los efectos de la menopausia

Por su fuente de fitoestrógenos, reducen los efectos de la menopausia en las mujeres, como los sofocos.

Evitan el cáncer degenerativo

Los frutos secos evitan enfermedades como el cáncer (del tipo degenerativo), gracias a las vitaminas B y E, el cobre, el hierro, el fósforo, el potasio y el selenio.

Altos contenidos de calcio

Las personas que sufren de anemia deben consumir frutos secos, porque tienen altos contenidos de calcio.

Reducen el cansancio

Los pistachos son altos en vitamina B6, fósforo, magnesio, hierro y cobre. Son perfectos para reducir el cansancio y colaboran en el buen funcionamiento del metabolismo energético.

La Dra. Nieves Palacios, jefa del Servicio de Medicina, Endocrinología y Nutrición de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, indica que “los pistachos son una fuente de vitamina B6 o piridoxina que juega un papel en el metabolismo normal de las proteínas y el glucógeno, y también contribuye a la función psicológica normal”.

Relacionados